¿Existe una ubicación ideal para las redes Digital Signage?

Tratemos de recordar todos los lugares donde hemos visto redes DS o DOOH. Ahora pensemos, ¿Quién decidió que el lugar donde están instaladas las pantallas era el lugar ideal? Podrán existir argumentos tan válidos como el tránsito en el pasillo, el producto estrella de X marca, la cantidad de personas en una fila en espera de su transacción en la caja del banco, etcétera. Y algunas redes, contrario a cualquier estudio, están colocadas únicamente por intuición, donde se vean mejor o donde el cliente dijo que las colocaran.

Y obviamente, el contenido es lo que hará lucir a la red, pero si la posibilidad de verlo es drásticamente reducida por una mala ubicación o ergonomía, podríamos estar frente a un clásico caso de fracaso de red. ¿Qué factores sería bueno considerar? Aquí algunos que creemos son vitales:

Relación pixel – distancia.
Este cálculo nos permitirá tener una noción de la calidad visual entre la pantalla y el usuario. Obviamente la respuesta no es más pixeles para mayor distancia y calidad. Este cálculo debe considerarse con base en la posición de la pantalla y el ángulo. Si está por arriba del nivel de los ojos, en alto sobre la cabeza de los usuarios con cuántos grados de inclinación, etcétera.

Área /ambiente de la red.
Pensemos en distintas áreas dónde colocar una red: interior de un banco, sala de espera de un hospital, cafetería o edificio corporativo. El ambiente de cada área bien puede estar determinado por el tamaño físico del lugar. No todas las áreas cuentan con medidas estándar, por lo que hay que pensar en la posición en la que nuestro usuario se encontrará con la red. No basta con creer que la solución es instalar las pantallas en lo alto si es un lugar amplio o a nivel de los ojos si es un lugar pequeño, de nuevo, hay que pensar en la ergonomía y en la disposición psicológica con la que nuestros usuarios podrían estar mientras visitan el lugar.

Seguridad.
¿Qué tan segura está nuestra red si la colocamos a nivel que todas las personas puedan alcanzarla?
Si es una red con pantallas touch, será una necesidad permitir que los usuarios interactúen, pero si no lo es, hay que considerar su posición con más detalles. Tomando en cuenta los dos puntos anteriores, hay que valorar que nuestra red pueda cumplir con su objetivo sin exponerla a tal grado que algunos usuarios la mal usen o los propios empleados apaguen las pantallas (suena increíble, pero así sucede).

 

Imagen tomada de El Libro Blanco del Digital Signage