Digital signage en ambientes abiertos/cerrados: vending machines.

 

Sin duda el gran valor que tiene el DOOH y el DS es que ambos encuentran al usuario en los contextos correctos, en los momentos justos.

Tomemos por ejemplo el retail. Es verdad que las campañas publicitarias gastan grandes presupuestos es hacer lucir los productos o servicios de la mejor forma, inclusive de este esfuerzo se genera un porcentaje de recordación de la marca.

Sin embargo, ¿No sería mejor comunicar los atributos de nuestros productos o servicios cuando el consumidor está en el momento de tomar la decisión de compra? El tan famoso 74% que todos conocemos vive en los pasillos de los establecimientos, ahí es donde el digital signage puede hacer más que los medios ATL. ¿Por qué lo decimos? Tenemos dos razones básicas y aquí las enlistamos:

  1. Disposición mental del consumidor a recibir sugerencias de compra.

Cuando estás decidiendo si te llevas el producto X o el producto Y, nada viene mejor que el consejo de un experto  que te diga los atributos del producto Z y termines comprando éste último. Particularmente en los establecimientos, los consumidores están psicológica y mentalmente dispuestos a escuchar sugerencias de compra, ofertas, consejos sobre cómo utilizar mejor “lo que sea”, etcétera. Si el DS habla con el consumidor en el momento justo, en el contexto correcto y durante el tiempo indicado, la toma de decisión definitivamente puede cambiar.

 

  1. El consumidor tiene el dinero en la mano.

Mientras estás sentado en el sillón de casa viendo comerciales de tv, escuchando la radio durante un embotellamiento o dándole vuelta a la página de la revista, es muy probable que los anuncios generen cierto grado de recordación en nosotros, inclusive puede que lo que vemos se nos “antoje” en ese preciso instante. Que lo compremos en el momento o en las próximas horas, es un asunto muy diferente. Los consumidores en un supermercado, por el contrario, están dispuestos a comprar y a utilizar el dinero que tienen en la mano. De nuevo, ¿Cuándo es mejor hablarle al consumidor, cuando está frente a la televisión y tiene que salir de casa a la tienda de conveniencia, o cuando ya está en el lugar correcto, con la mentalidad ideal de comprar? Ahí es de nuevo el lugar donde el DS le habla al consumidor, cuando tiene el dinero en la mano y lo orienta a hacer una selección sobre otra por la información que le proporciona.

Y para probar estos dos puntos, la industria vendor está sacando provecho de estas dos disposiciones del consumidor: