¿Son las alianzas el camino para fortalecer el mercado local DS?

En muy corto tiempo hemos escuchado y leído que grandes firmas de hardware se unen desarrolladores de software para potenciar el crecimiento – y la venta – de equipo DS y DOOH. Estas alianzas estratégicas pueden lucir como la solución integrada que acelere el proceso de comprar “en un solo paquete” lo necesario para comenzar a instalar y echar a volar una red.

Pero, ¿Será esta la forma de fortalecer el medio digital?

Antes de dar una respuesta, es bueno entender por qué las empresas – grandes, medianas y pequeñas – están optando por aliarse unas con otras sin importar el tamaño; dos razones que hemos identificado en México son las siguientes:

Costos en los proyectos.
Debemos admitir que hasta la fecha las soluciones DS y DOOH no han sido del todo económicas. El hardware y software tienen costos elevados, más licencias, más creación de contenidos, más gestión… más lo que el proyecto demande en su particularidad o lo que el cliente quiera agregar a su red.

Identificar a los profesionales de la industria.
Otro factor a considerar es la dificultad para identificar a las empresas verdaderamente profesionales que cuentan con la experiencia y pericia para desarrollar toda una solución DS o DOOH. En México este sigue siendo un punto vital porque la industria aún está en desarrollo y en la búsqueda de los profesionales, hay un sinfín de personas que dicen hacer digital signage y terminan improvisando una solución paupérrima.

Así que una vía para resolver estos dos problemas está en conjuntar las soluciones y presentarlas lo más completas posibles: players que anteriormente no contaban con algún software integrado, ahora se busca que tengan un sistema precargado y listo para echar a volar en cuanto se conecte a la pantalla.

Esto bien puede ayudar a popularizar la industria digital y convertirla en una herramienta más accesible a todas empresas medianas y grandes. De igual forma se genera un espíritu de confianza cuando dos empresas – una quizá muy conocida de hardware y una no tan conocida de software– se alían para presentar una solución en conjunto. En términos estratégicos podría no ser tan conveniente a nivel empresa, pero sin duda es benéfico a nivel industria, y en un mercado en pleno crecimiento como el mexicano la unión hace la fuerza y sin podría ser la diferencia en el crecimiento de la industria.

Algunos puntos que podrían ser considerados como negativos es la posible entrada de grandes marcas que podrían aprovechar el momento del DS en México para instalarse en nuestro país antes que los productores nacionales. Sin duda hay que poner mucha atención a este tema si queremos que la industria nacional también general semilla que de fruto en nuestro país. LA ayuda externa siempre será bien recibida, pero puede crecer de tal manera que absorba el mercado nacional y ocurra como en muchas otras industrias: las empresas mexicanas terminan por ser compradas o por desaparecer en favor de una transnacional.