Los Kioscos en el metro de NY causan revuelo

1672160-inline-chris-ross-kiosk

Hemos leído muchísimas notas sobre los nuevos Kioscos instalados en el metro de NY: son resistentes, proveen información necesaria para los usuarios, tiempos de espera, arribos del tren a estaciones, cambios de línea para llagar a otras estaciones y el tiempo estimado de esto… en fin, han sido la noticia por varias semanas.

Estos kioscos interactivos podrían considerarse como el primer paso hacia una cultura digital muy cercana a la población cosmopolita de la ciudad. Acostumbrados a obtener información de dispositivos digitales portátiles, la transición al kiosco es una paso por demás sencillo.

Su construcción sólida da plena confianza a los administradores del medio de transporte que su tiempo de vida será largo y seguro, lo que alentaría su implementación a pesar de la amenaza de vandalismo.

El software parece trabajar muy bien y de forma fluida para beneficio de los usuarios, otro punto a favor para su utilización. Todos estos puntos son muy alentadores y atractivos para comenzar a utilizar kioscos digitales.

Sin duda esta tecnología podría funcionar en cualquier país donde se planeara incorporarla al transporte colectivo, no sólo por la posibilidad de dar un servicio de mayor calidad a los usuarios, sino por las oportunidades comerciales que probablemente algunos inversores verían en la inclusión de esos dentro de las estaciones.

Hasta ahora estos modelos no funcionan a base de una conexión a internet o con alguna otra tecnología para cargar el contenido. De hecho hasta ahora sólo logran trazar las rutas y estimar el tiempo de arribo de los trenes con base en la información que ya proporcionan algunos otros kioscos instalados en los andenes, por lo que habría que esperar a que en algún momento se pudieran incluir características como conexión a red si es que se quisiera actualizar información en tiempo real y quizá en algún plan comercial, pautar espacios publicitarios. Claro está que la infraestructura de muchas estaciones del metro en NY y del mundo carecen de internet abierto al público que no sea en un establecimiento.

Verlos en México sería un gusto, aunque no es una opción que se vislumbre pronto.