¿Por qué falla una pantalla LED?

215204340_640

Las pantallas LED simplemente lucen genial: estadios, anuncios espectaculares, vallas publicitarias y conciertos son sólo algunos de los lugares donde las encontramos. Sin embargo, los “huecos negros” que de vez en vez aparecen han hecho que muchos posibles compradores o anunciantes se pregunten si vale la pena invertir en este medio digital.

Quizá voy a escribir algo obvio, pero una pantalla LED cuando sale de la fábrica no sólo llevó un control de calidad local, también al recibirla se hace un chequeo de su estado y se determina que condición. Al momento de instalarla la pantalla debe estar en perfectas condiciones y es muy probable que así continúe durante un par de meses. Entonces, si la pantalla estaba bien, ¿Qué ha ocurrido que ya no luce como antes? ¿Los componentes son de mala calidad? ¿Existen problemas de logística en su instalación? Enumeremos algunas de las  causas que pueden hacer que una pantalla de LEDs funcional, deje de lucir perfecta.

  1. No se instaló correctamente.

El primero y más obvio de los problemas. Instalar una pantalla LED no sólo es traer una grúa gigante y colocarla en su lugar, conectar los cables y darle corriente eléctrica para que trabaje. La mala planeación en el diseño de la estructura, la colocación descuidada de los módulos, la poca ventilación dentro de la pantalla o la modificación de componentes a otros lugares dentro de la pantalla, pueden hacer que una pantalla de gran calidad, simplemente no funcione.

2. ¿Mantenimiento? ¿Para qué si es exterior? Seguro aguanta todo.

No por estar construidas para soportar las inclemencias del tiempo, significa que las pantallas se cuidan solas. El mantenimiento preventivo es básico en estos sistemas. Cada empresa o dueño determinará el número de veces que un técnico visita la pantalla para un mantenimiento mayor o menor, sin embargo es un hecho que no se puede omitir dentro del plan de compra del equipo. Limpieza interior y exterior serán necesario, verificar que no tenga goteras o filtraciones, así como la revisión del cableado interno que es otro punto a discutir.

3. Cualquier cable sirve.

La alimentación eléctrica es la vida de la pantalla. De no tener un buen cableado, por calentamiento o por cualquier otra razón la energía puede no ser la suficiente para alimentar los centros de carga que distribuyen la electricidad a los paneles y observar así los famosos “huecos negros” o “áreas apagadas”. Este es el mejor de los escenarios, el peor es un corto circuito por cableado inadecuado y la pérdida de toda la pantalla.

4. Usemos el software más barato.

De nuevo, ahorrar en el software es llevar el proyecto al fracaso. El administrador de contenidos debe saber qué requerimiento tiene su pantalla con relación al contenido. Determinar el área, la resolución, incluso que tan vivos serán los colores es totalmente gestionado por un software. Vale la pena invertir en este aspecto y no crear falsos ahorros que a corto plazo no convencen y a largo plazo arruinan la inversión total.

tv-pixels-four-1000x665