Señalización estática VS Señalización digital

Billboard
Cuando caminamos por la calle y comparamos un anuncio digital de uno estático, nosotros lo que estamos en la industria seguramente no paramos de preguntarnos cuándo estos “viejos anuncios estáticos” entraran en la era digital y seremos una industria más grande y unida; y además de nos ocurren un montón de ideas: “evangelizar en las expos, hacer webinars, compartir información y contactos para que se unan al gremio” … y otras más.
Sin embargo, “la vieja guardia de la señalización” aun tiene un par de argumentos por los cuales no darle l salto a los bits, y por los cuales se seguirán aferrando por un buen tiempo a los sustratos, tintas y métodos de impresión. Aquí algunos argumentos: 

El medio digital sigue evolucionando (y muy rápido).
Suena extraño, pero el mundo de la impresión estática evoluciona con paso firme sobre terrenos muy bien establecidos y conocidos por toda la industria, mientras que los digitales aun estamos caminando sobre terreno inestable. Soluciones van y vienen, software que hace esto pero no esto otro y no falta el que hace ambos, pero la solución se llena de signos de dólares. Dicen “más vale malo (o impreso) por conocido, que bueno (o digital) por conocer”.
De la creación estática a la producción de contenido dinámico.
La fascinación por pasar minutos – ya no digamos horas – observando una verdadera pieza de arte contemporáneo se ha convertido en la diversión de muy pocos y sin darnos cuenta, la cultura visual ya no se representa en imágenes, sino en cuadros por segundo. La creación de un impreso requiere tiempo y paciencia, conocimiento de la cultura local y global, así como de la sensibilidad de un artista. La creación de contenido dinámico requiere mucho de estos elementos, pero en definitiva su producción es totalmente diferente: se comparte la creatividad y la imagen, pero nada más. Inclusive, el nivel de información que se desprende de un material estático a uno dinámico, aun deseando comunicar el mismo mensaje, pueden ser plenamente diferentes.
El problema real: el dinero.
En nuestro país – y siendo sinceros – este tema se resume en muy pocas líneas: la inversión de un impresos tradicional al principio es grande y después es mucho menor, lo que le da margen a recuperar su inversión inicial en un periodo de tiempo medianamente corto. Quien compra una red de DS y DOOH, sabe que su inversión inicial es alta y el retorno de la inversión se verá no en el espacio publicitario vendido en esa red, o en la creación de los contenidos, sino en la instalación de otra red igual o mayor, además de ofrecer servicios extras, como el mantenimiento de la red que también requiere de tiempo y dinero, así como de personal capacitado que no es fácil de conseguir en México.

Por lo tanto, ¿Para qué apostar aun por lo digital si lo estático sigue rodando? Probablemente hoy es un momento temprano para cambiar de industria, sin embargo no prepararse ahora podría costar muy caro en el futuro a mediano plazo.

Sólo vean a su alrededor y pregúntense: ¿Qué prefieren las nuevas generaciones: dinámico a lo estático? En la respuesta está el mercado al cual apuntar.