Retos a conquistar en digital signage: redes sociales

Support_SoNetTips_Facebook-o_TKtDNc

Sin duda la interacción entre el DS y las redes sociales es una realidad que permite pasar de la información simple al diálogo con los usuarios. De hecho, cuando pensamos en los contextos sociales, la era digital está más cercana a la población que nunca antes, así que la relación entre usuarios –DS – Redes Sociales debe ser natural y sencilla. ¿O no?

Una constante en muchos países es la integración del DS y las redes sociales a los contextos más variados: desde probadores de ropa hasta imágenes gigantes en pantallas LED para compartir tus tweets o fotografías. Estas estrategias funcionan a la perfección, pero ¿Por qué en México aún no se logra concretar? Una razón es la infraestructura del internet en nuestro país; la segunda tiene que ver con el aspecto cultural de la población. Haz clic en Read More para seguir con la nota.

Infraestructura

El internet es un elemento obligado para que funcione. Y sin duda las plazas comerciales lo tienen, debería funcionar sin problemas… teóricamente. Difícilmente encontraremos una plaza comercial que haya incluido en su diseño un lugar donde los kioscos touchscreen, los directorios digitales y demás pantallas estén idealmente en funciones: corriente eléctrica y conexiones necesarias. Por lo general se colocan en lugares donde “puedan verse bien y que haya una toma de corriente cerca”, lo que significa que quizá esté lejos de alguna conexión a internet. Algunos podrían increpar pensando que una red inhalámbrica sería sufciente. Pues bien, no es la primera vez que un cliente decide resolver el problema con una tarjeta BAM o una antena USB de alguna compañía telefónica de México. Por desgracias los problemas se incrementan: no hay suficiente señal, los contratos de banda ancha se terminan, renovar contratación, etcétera. Las redes sociales tendrán que esperar un poco más en nuestro país para estar plenamente integradas en los kioscos.

La cultura en nuestro país

Vivimos en la era digital. Todo se puede tocar, todo se hace público en las redes sociales y todos morimos por ser los primeros en subirlo a nuestro muro o por postearlo en algún tablero de pinterest, así que llevar a cabo estas acciones en dispositivos públicos como kioskos, no debería ser gran problema… teóricamente. La población mexicana sigue siendo muy cautelosa: hasta que no ve que alguien lo ha hecho antes, no se atreve a hacerlo. Es muy común observar a personas mirando – sólo mirando – los directorios digitales, pensando en cómo hacerlo bien a la primera y no salir con el orgullo herido tras fallas en sus  intentos por intentar sin ver a alguien más hacerlo primero. Los más pequeños que sin miedo tocan las pantallas inmediatamente se encuentran con el clásico “no lo toques, no es para jugar” ó “déjame, tú estás muy chico” de los padres; la situación más común es observara cualquier persona preguntando al policía más cercano dónde está X tienda dentro del centro comercial mientras se recarga en el directorio digital como si fuera un mueble decorativo. Las redes sociales tendrán que continuar con su interactividad desde los dispositivos móviles antes de llegar a los dispositivos públicos y entablar diálogos con los usuarios. Es una pena, pero los kioscos seguirán siendo básicamente informativos y no comunicativos ni generadores de diálogos.  ¿Qué existen buenos casoa de éxito que me contradicen? Por su puesto que los hay, pero como buen mexicano, “hasta no ver uno funcionando en mi país…”