De migrantes y nativos digitales a omnívoros digitales

multitasking-mobile-devices-557x362

En un post anterior hablamos de los migrantes y nativos digitales, sus características y lo que los diferencia. Pero un nuevo término está acaparando las nuevas formas en que nos comunicamos y que nos agrupan en una congregación completamente nueva e híbrida.

Ser omnívoro digital es lo que yo llamaría “el justo medio”. Lo componen nativos y migrantes digitales; no importa si crecieron con las tablets o los smartphones en las manos o si aprendieron a descargar libros en la PC y después en su dispositivo móvil.

La principal característica de este nuevo grupo radica en la fuente del consumo de información que ingieren diariamente, en palabras sencillas: si obtienes la mayor cantidad de información desde medios digitales – pc, tablets, smartphones o cualquier otro dispositivo móvil – es muy probable que formes parte de esta congregación.

Así que es fácil evaluar si se es o no un omnívoro digital. ¿Y esto qué relación tiene con el DS y DOOH?

Total y absoluta. A continuación por qué lo creemos así:

El comportamiento de la audiencia frente a una pantalla es totalmente diferente ahora que en el pasado. La interacción táctil con los kioscos en casi todo lugar ahora el común denominador en los centros comerciales. Los sectores retail y banca están apostando por la automatización de sus servicios y dependiendo cada vez menos de sus empleados. Gran parte de nuestros procesos que requerían alguna interacción humana están siendo complementados en una primera etapa – como filtro para identificar las necesidades de la audiencia – con una pantalla, un kiosco que presenta  un asistente virtual, o un simple cuestionario que nos indica los pasos a seguir hasta encontrarnos con otro ser humano.

El DS y DOOH deben reconocer de primera instancia que su naturaleza está basada en tres aspectos básicos:

  1. Informar – Para la audiencia, sea donde se encuentre, debe ser una fuente de información.
  2. Interactuar – Debe permitir que el usuario “se exprese” mediante un clic, un like, un QR Code, etc.
  3. Brindar servicio – Debe “dar al usuario lo que busca”. No sólo ser un elemento decorativo.

Si basamos la estructura de nuestras redes, pensando en que deben cubrir estos tres aspectos, los omnívoros digitales sin duda tendrán saciadas sus necesidades y los dueños de las redes un público cautivo que volverá por más.