¿Qué tan reales son los futuros digitales que nos presentan?

digitalfuture

Si escriben en YouTube Digital Signage, se encontrarán con un sinfín de videos que explican cómo será el futuro de la sociedad cuando esté plenamente incorporado a nuestras vidas, dentro y fuera de casa. Estos futuros posibles sin duda son el ideal para toda la industria digital que convive en la red o en la nube y lo mejor es que todos los videos auguran que el futuro cercano será así: ningún video va más allá de los 10 años.

Pero, ¿Qué tan reales son estos futuros posibles, no sólo en México sino en otras latitudes de Latinoamérica? Algunos puntos que queremos poner a consideración son los siguientes:

Tecnología: Es una realidad innegable que la tecnología existe y que está manifestándose en todo lo que nos rodea. Sin embargo, los costos de traerla al interior de tu hogar aun dudo que estén al alcance del bolsillo de la mayoría poblacional. También es bien sabido que la tecnología tiene un impacto psicológico en las personas que la poseen: es un “marcador del estatus social al que perteneces” y, como tal, no es algo que “deba” estar al alcance de todos… al menos no durante sus primeros años de establecimiento. Es hasta que cubre una “necesidad real” y no una “necesidad percibida” que se coloca al servicio de todos (ejemplo: la telefonía móvil).

Así que ya sabemos quiénes serían los que disfrutarían de esta etapa de establecimiento.

Conectividad: Este es el “alma” que haría posible que proyectos como las casa inteligentes, las pantallas en todos los muros, las cocinas que nos enseñan cómo cocinar y los comandos de voz tengan sentido. Sin una buena conectividad estas casas no serán posibles. En México la conectividad es aún tema de debates: si es un derecho o no, si debe ser libre o gestionada, si la calidad es buena o mala… y con los procesos de reforma energética no tenemos fechas claras de lo que sucederá ni cuándo o cómo sucederá. Mientras tanto, seguiremos observando compañías que compiten por ofrecer la cantidad de megas que son capaces de ofrecer, mientras que en otros países se navega a velocidades de Gigas.

Estas dos observaciones no buscan desanimar al público, pero tampoco podemos cerrar los ojos a la realidad. Si queremos que estos futuros digitales sucedan, hay que poner manos a la obra. Aquí les dejo uno de los videos que más han llamado mi atención.

http://www.youtube.com/watch?v=ho00x7ZvDLw