¿Qué es una tendencia en DS?

pfeile-trend-marketing

A estas alturas del año ya comenzamos a ver las listas de “Tendencias” en todos los sitios profesionales sobre DS y DOOH.

Algunos hablan sobre interactividad, kioscos  y pantallas touch, incluso vuelve a la lista las instalaciones DS con audio. Sin embargo, algo que a título personal no me deja satisfecho es que la tendencia radica en lo que los integradores o fabricantes ofertan, no en cómo la audiencia se identifica frente a la instalación. Creo que “las tendencias” se han centrado en “La tecnología sobre los usuarios”, cuando la parte importante de la ecuación es el usuario y la relación que genere con la tecnología.

Así que valdría la pena tomar en cuenta algunas preguntas para identificar realmente hacia dónde se dirige una industria.

¿Qué define una tendencia?

Tradicionalmente diríamos que una tendencia es, en términos muy prolijos, “la forma en que se orientan las cosas hacia una misma dirección”. Una tendencia sería la inclusión del DS y DOOH por parte de grandes marcas en sus presupuestos de publicidad. Dos claros ejemplos son Coca-Cola y Pepsi. A partir de estos dos, otros han iniciado su camino por la señalización digital. Pero para marcar tendencia se necesita más que un par de marcas gigantes y mucho presupuesto. Hay factores involucrados, desde la tecnología hasta el usuario final, donde la aceptación de los muchos hará voltear  los indicados y convertirán la tendencia en regla. ¿Qué podemos decir de México y su creciente industria digital? ¿Seguimos tendencias o marcamos tendencia?

¿Son los países con una industria DS y DOOH desarrollada los que marcan la tendencia?

Los mercados desarrollados ejercen una presión fuerte sobre los que están en vías de desarrollo. ¿Por qué? Bueno, lo que he visto es que “la tendencia” de los países con un nicho digital en desarrollo desesperadamente trata de imitar lo que ya se hace en otros países. Esa es “la tendencia” en esta parte del continente. Así que a nivel tecnología, sí, creo que la tendencia la marcan los países desarrollados. Pero aun con la pujante cultura globalizada, las audiencias no son idénticas, por lo que la audiencia y el usuario final deberían ser parte fundamental de lo que se convierte o no en tendencia.

Quizá si existieran estándares de calidad para la parte “de los fierros” – HW, SW, soportes, LEDs, instalación, etcétera – y métricas para evaluar comportamiento frente a los contenidos, podríamos hablar de dos tendencias claras (lástima que ni en los países con industria desarrollada existen lineamientos claros en ambas áreas).

¿Qué papel juega la tecnología?

Como no existen métricas ni metodologías definidas para lograr estadísticas claras o definitivas, se ha tomado a la tecnología como termómetro para medir las tendencias de la industria. No me parece lo más apropiado porque el desfase tecnológico varía de un país a otro, pero tampoco contamos con el expertise para no hacerlo así. Así que los fabricantes seguirán siendo nuestros indicadores.

¿La tendencia toma en cuenta al usuario final?

DEFINITIVAMENTE DEBERÍA HACERLO.
Aunque la realidad es que poco lo hace.